SEÑOR JUEZ

RELATOS DE LA GATERA

Señor Juez

Verá usted, Señoría: me declaro culpable.

Me declaro culpable, Señoría, de atentar, en grado de tentativa, contra mi propia integridad física rodando por un pasillo que conduce a un infierno de piedras y barro. Culpable de que haya momentos en los que no pienso en nada. Momentos de locura, de dejación total de mis responsabilidades. Momentos prohibidos en los que sólo pienso en correr.

Me declaro culpable de subvertir contra una ideología que adormece y subyuga las mentes de esta triste ciudad. Culpable de conspirar, de alejarme de la mediocridad de la vida diaria para poder divisar este mundo lleno de basura desde lo alto de una montaña.

Me declaro culpable de circular bajo los efectos de sustancias estupefacientes cuando el aire gélido de la sierra en invierno, del que me he apropiado indebidamente, invade mis pulmones drogándome lentamente: sucumbiendo a la narcolepsia. Soy víctima de la adicción que me empuja tras la sensación de volar por el campo en bici una y otra vez mientras el resto del mundo, asustado por cuatro copos de nieve, se atrinchera delante de una estúpida televisión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s