CHOCOLATE CON CHURROS

RELATOS DE LA GATERA

Chocolate con churros

24/09/15

Una suave brisa me ha despertado acariciándome durante los tres segundos que he tardado en darme cuenta de que el despertador no había sonado.

Eran las nueve menos veinte y, dando un salto desde la cama, te he calentado un vaso de leche mientras tu madre te vestía alocadamente:

-¡Adriana! ¡Primero las mallas!- te gritaba ella, presa del agobio por llegar tarde, mientras tú te estabas poniendo las zapatillas antes que los calcetines.

Tras bajar la escalera de un triple salto mortal, tú, con dos galletas en la boca, y yo poseído por el Diablo, te he llevado a hombros saltando entre aceras y pasos de cebra apurando el parpadeo del muñeco verde ante la mirada inquisidora de varios conductores que, pertrechados tras un volante, ansiaban exprimir el acelerador como si quisieran atravesar sus zapatos con las puntas de los dedos.

Exhausto como un corredor cruzando la meta de una maratón, he conseguido dejarte en la puerta del colegio a las nueve y tres minutos, pero allí no había nadie; tus compañeros estaban tan tranquilos, tomando churros frente a Bob Esponja: como todos los domingos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s