CUIDA DE TUS AMIGOS

RELATOS DE LA GATERA

Cuida de tus amigos

16/08/15

*Cuida de tus amigos, Adri; te va la vida en ello.

Muchas veces te miro y pienso que somos como dos gotas de agua; a los dos nos encanta estar todo el rato haciendo equilibrio y los dos tenemos una memoria fotográfica. Una memoria que llama la atención del resto. No nos es extraño que, de repente, rememoremos una escena pasada con un nivel de detallismo que asombra, lo cual nos hace creernos más listos de lo que realmente somos.

Esta forma de ser tan nuestra y tan resuelta, tiene una pequeña pega. A veces nos equivocamos y disparamos al pianista equivocado. O nos pegamos un tiro en el pie.

El caso es que si la gente de carácter más prudente no está libre de equivocarse, imagínate en los líos en los que se puede meter la gente como nosotros.

Adriana ¿sabes una cosa?

Verás: con el tiempo te vas dando cuenta de que hay determinadas personas que serían capaces de jugarse una condena con tal de ayudarte a esconder un cadáver.  Y aunque algunas personas tienen la suerte de que esa persona, ese amigo del alma, es su pareja, no suele ser así y, muchas veces descuidamos a los amigos de verdad creyendo, por ejemplo, que nuestra media naranja es nuestra amiga íntima; algo que debería ser así pero no siempre lo es, y tampoco pasa nada.

Cuida de tus amigos, Adri; porque todos tenemos derecho a equivocarnos, pero los únicos que van a ayudarnos a pagar la cuenta de nuestros errores son nuestros amigos.

Imagínate; sobre la bici tienes una técnica de diez. Además conoces el sendero desde siempre: cada curva, cada cambio de rasante…  En ese momento te dispones a bajarlo como danzando con el diablo; como siempre, jugando a ser una funambulista entre el cielo y el duro suelo. Pensaste que ibas a ser capaz de adelantar al mismísimo viento pero resulta que una rueda te patinó, diste de bruces contra el suelo y hubo que esperar, generalmente a última hora a que llegara la ambulancia.

Ten por seguro de que tus amigos del alma no tendrán ningún problema en llevarse tu bici y arreglarla en su casa si es necesario. No dudarán en irte a visitar al hospital al día siguiente y, lo que los diferencia absolutamente de la familia; ni te juzgarán ni tratarán de aconsejarte. A ellos les da igual si fuiste una imprudente. Igual que en otro tipo de situaciones no remarcarán que actuaras de manera egoísta o soberbia. Porque la amistad, que es la relación empática y desinteresada por excelencia, se basa en el hecho de que se da entre personas con los mismos intereses, inquietudes… o entre gente con química. Sin más.

La amistad se da entre personas iguales, con problemas iguales que, en el fondo saben, que no tardarán en verse envueltos en situaciones similares. Ya sabes, Adri, ¿quién no ha ayudado nunca a un amigo a esconder un cadáver? ¿acaso esa persona está encubriendo a un asesino? De ninguna manera; simplemente está ayudando a un amigo.

Cuida de tus amigos, Adri; nuca sabes cuando te tendrán que ayudar a esconder un cadáver.

*Nota del autor; por fin he podido escribir acerca de la amistad, que era de lo que quería escribir hace casi un mes pero entonces me quedé bloqueado y decidí escribir acerca de la constancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s