MIS COMIENZOS CON LA MTB

RELATOS DE LA GATERA

Mis comienzos con la mtb

29/04/15
Adriana, siéntate en tu silla que ahora mismo te pongo el arnés. Si te portas bien te llevo a las camas elásticas antes de entrar a comprar al Alcampo.


Ya que no funciona la radio te voy a contar una cosa que me paso hace ya veintidós años:


Verás; cuando yo tenía catorce años llevaba ya algún tiempo dando vueltas con los amiguetes del barrio con la California, que era la bmx que popularizó BH y que, prácticamente, ostentaba el monopolio de las bmx en España.


En aquella época ya se empezaban a ver por las calles unas curiosas bicis que, como las omnipresentes Californias, tenían ruedas de tacos. Sin embargo estas nuevas bicis que la gente llamaba montanbais o algo así, lucían unas ruedas mucho más grandes que nuestras Beáches  y además llevaban cambio de piñones y de platos: eran unan bicis formidables con las que era impensable no poder subir ninguna cuesta que se nos pusiera por delante.


Curiosamente, este tipo de bicis se vendían en el Alcampo o en el Continente por quince mil pesetas, que era un precio de ganga dado que nuestras Californias costaban lo mismo y no tenían ni cambio ni ruedas grandes.


Como te puedes imaginar, los chavales del barrio en seguida nos hicimos con aquellas bicis de monte y no tardamos en ser unos asiduos de la Dehesa de la Villa y su famoso “circuito de cross”, que lindaba ya con el campus de la UCM.


Ese verano del noventa y tres fuimos, tus abuelos, tus tíos y yo a las Rías Bajas de veraneo. Recuerdo ese viaje porque fue donde descubrí las revistas de bicis. Aquello fue el descubrimiento de la penicilina y yo, como un pequeño Fleming, no podía dejar de empaparme de aquellas flamantes novedades venidas de Estados Unidos; lo mismo alucinaba con el entonces campeón del mundo de descenso, el Increíble Dave Cullinan, que con las bicis Marín, cuyo buque insignia, la Team Issue, era algo así como el Santo Grial de los bicicleteros. A trillones de trillones de kilómetros de distancia de mi alcance debido a las trescientas mil pesetas que costaba.


Si hay algo por lo que te reconozca como hija mía es porque tú y yo compartimos una manera de andar por el mundo bastante parecidas. A ninguno de los dos nos hace gracia que nos anden diciendo lo que tenemos que hacer, es más, nos gusta ir a nuestro aire todo el rato. Eso si; somos dos personas a las que nos gusta estar rodeadas de amigos y compañeros. Gente simpática, que se dice, pero como buenos gatos que somos necesitamos disfrutar de una autonomía muy alta.


Como ya recordarás del capítulo dos, la bicicleta para mi siempre ha significado ser libre; cuando era niño porque llegaba más lejos que andando y ahora, de mayor, porque llego casi a los mismos sitios que en coche, sin mencionar los sitios inaccesibles para los autos, a lo que si llego con mi querida Santa Cruz Chameleon y sin gastar gasolina.


El caso es que durante ese verano, y el primero de instituto mis compañeros me veían como un bicho raro, que compraba esas revistas de bicis en lugar de jugar al fútbol o ir al Macumba, que era entonces la discoteca light del barrio. Sin embargo, mi formación como mecánico de bicis empezó durante aquellos años. Me encantaba cambiar piezas; ahora un cuadro nuevo, ahora unas bielas. Fui el primer chico del barrio que llevaba suspensión delantera en su bici.


Recuerdo que poco a poco la pandilla de la que formaba parte fue ampliando horizontes y fue entonces cuando descubrimos los caminos del Pardo que aun, a día de hoy recorro. me encantaba bajar deprisa por aquellos senderitos tan estrechos. En una palabra; volaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s