COLOCAR LOS MANDOS DE TU MTB SIN VOLVERTE LOCO

EL TALLER DE BICIS

Guía básica para colocar los mandos de tu MTB

La entrada de hoy del taller mecánico a domicilio Don Gato Bikes, va a tratar uno de los asuntos que más importancia tienen a la hora de aportar calidad a nuestras salidas en MTB: se trata de cómo colocar los mandos de nuestra bicicleta de montaña correctamente.

Lo primero que quiero decir es que lo que os voy a mostrar a continuación son unas pinceladas generales, ya que cada persona es un mundo y lo que para mi funciona puede que a otro ciclista de monte no le haga sentir a gusto sobre la bici. Aun así, casi todos los ciclistas a los que les he colocado las manetas de su bicicleta siguiendo estas pautas han logrado un mejor acoplamiento a su bici.

Para empezar, ayuda mucho tener los mínimos mandos posibles. Aunque hoy en día entre bloqueos de suspensiones, tijas telescópicas, gps y demás es muy difícil no tener el manillar lleno de botoncitos y palancas.

Yo, después de dejar un sólo plato,  he conseguido quedarme con tres mandos: las dos manetas de freno y una de cambio. A continuación os voy a mostrar cómo colocarlas y por qué hacerlo así. Para ello vamos a partir de un hipotético caso en el que ningún mando está en su sitio.

 

 

IMG_20151211_123757En este caso podemos observar que la maneta de freno está pegada al puño. Esto es causa de que los dedos no toquen la leva por su extremo ni aprovechen toda su palanca, de manera que nos vemos obligados a frenar con dos dedos. Con lo que sólo nos quedan tres para sujetar el manillar.

Además, la distancia entre la leva y el manillar está mal graduada, de forma que nos cuesta mucho alcanzarla.

Por otra parte, aunque en la foto no se aprecie del todo bien, el ángulo que forma la menta con la vertical es demasiado perpendicular, obligándonos a forzar la postura de la muñeca para poder frenar, lo cual es causa, en numerosas ocasiones de adormecimiento de manos y falta de control.

Dicho todo esto vamos a pasar colocar los mandos correctamente.

 

Primer punto: ángulo de la maneta de freno.

Tradicionalmente se da por bueno que la maneta de freno esté colocada de tal manera que  -al frenar- muñeca, dedo índice y antebrazo describan un eje perfecto. Algo así:

IMG_20151211_122433

Sin embargo, últimamente  he venido comprobando que si inclinamos un poquito las manetas de freno, cinco o diez grados, la sensación de control en bajadas y tramos técnicos se incrementa. Ya que se fuerza al puño a rotar ligeramente hacia atrás, la palma se apoya en el manillar mucho más firmemente y disminuye la sensación de posible pérdida del manillar (muy típico en horquillas rígidas y bicis xc de escaso recorrido de suspensión delantera)

Ejemplos de cómo no se deben llevar son estos dos:

IMG_20151211_122330
Llevar las manetas tan abajo es incómodo y, además nos facilitará perder el manillar cuando la rueda delantera reciba un impacto inesperado.

             IMG_20151211_122356

 

  Esta posición de la maneta nos provocará    adormecimiento de manos.

 

 

 

 

     IMG_20151211_122115
Ésta es la posición ideal. Se consigue rotando la maneta hacia arriba (aproximadamente cinco grados) desde la posición de alineamiento entre el dedo, la muñeca y el antebrazo. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Segundo punto: ángulo de la maneta de cambio

En la mayoría de bicis, la maneta de cambio es independiente de la de freno, lo que nos permite ajustar su inclinación a nuestro gusto. Sin embargo, el error de colocación que más he observado es el hecho de colocar la maneta de cambio pegando con la de freno por debajo y obligándonos a adoptar una postura poco ergonómica a la hora de pulsar el mando.

 

IMG_20151211_122922

En esta foto se muestra el mando del cambio completamente “escondido” bajo la maneta de freno. La posición que adoptan el pulgar y el tendón que lo sujeta, no puede ser peor.

 

IMG_20151211_122853

Aquí, con el mando de cambio un poco más alto, vemos que el pulgar adopta una postura mucho más natural.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IMG_20151211_122749
Un truco que a mi me va bien para asegurarme de que el mando de cambio queda bien colocado es cerciorarme de que entre éste y la maneta de freno caben mis dedos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tercer punto: distancia entre la menta de freno y el puño.

Un error muy frecuente en la colocación de la maneta de freno es pegarla al puño. Si la separamos un poco podremos frenar accionando la leva por su extremo y, seguramente con un dedo haremos la fuerza necesaria para detener la bici. DeIMG_20151211_122711 esta forma sujetaremos el manillar con un dedo más. Además, poniendo las manetas de esta forma nos dará menos sensación de llevar las manos encajadas (sobre todo si llevamos acoples en el extremo del manillar). Llevando las manetas algo separadas de los puños, al frenar, no nos pillaremos los dedos que sujetan el manillar.

 

 

Cuarto punto: distancia entre la leva de freno y el manillar.

Casi todas las manetas nos permiten variar la distancia entre la leva y el manillar. La distancia óptima es aquella que nos permite IMG_20151211_123154tocar la palanca con el dedo lo menos extendido posible pero sin llegar al punto en el que al frenar la palanca aprisione uno o varios dedos encargados de sujetar el manillar (esto se consigue, como he explicado en el punto anterior, separando las manetas de los puños).

Ojalá que este post os haya resultado útil. Recordad que como siempre, esperamos vuestros comentarios.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s