LA VIDA DE PIRATA

RELATOS DE LA GATERA

La vida de pirata

Adriana, una de las cosas que he aprendido este año es que la búsqueda de la seguridad se vuelve una trampa cuando te encuentras luchando por que no se acabe un proyecto que ya está muerto y que, de paso, te está quitando la vida.

En el fondo, todos nosotros estamos mejor programados para conservar, a menudo de manera desesperada y absurda, el viejo edificio que amenaza derrumbe que para salir a la calle y empezar de cero. Actuamos así sin caer en la cuenta de que, abandonadas las ruinas, tenemos una ocasión única de volver a construir una casa habitable.

2015 lo recordaré como aquel año en el que tuve la que pudo ser mi última oportunidad de decidir qué ser de mayor. Recordaré 2015 como el primer año del resto de mi vida. El año de las mil y una oportunidades.

2015 ha supuesto el fin de mi psicosis particular: el año de bailar -y de reírme- bajo la lluvia cruzando la Castellana en una tarde de principios de verano. El año de vomitar el miedo y vivir con un apego sin límites a una libertad a la que nunca debería haber renunciado. Este que se acaba, es el año en el que decidí entre la vida del esclavo o la del pirata.

El año de volver a estudiar; de conocer gente y vivir una vida impensable un año antes.

2015 es el año de la primavera eterna, tanto que estamos ya a finales de diciembre y aun no hace frío. El año de esas tardes de bici y rosas, riéndome del peligro en una danza que me llevaba a saltar de piedra en piedra y entrar en curvas como metes un lapicero en la espiral de tu cuaderno.

2015, Adriana, ha sido tan intenso y fugaz que ahora, que se está acabando, no quiere morirse.

El año en el que he tenido tiempo a reencontrarme conmigo mismo y el año en el que he tenido la oportunidad de veros crecer a ti y a tu hermano sin estar sujeto a horarios. El año de llevaros al colegio todos los días y, al igual que en el curso que realicé durante la primera parte del año, he vuelto a conocer a gente que me ha enseñado que se pueden hacer las cosas de otra manera.

Éste va ser un año que recordaré toda la vida como el año en el que dejé atrás el “no puedo” y lo cambié por el “no me queda más remedio y, además llevaba tiempo esperándolo”. El año en el que empecé a dedicarme a lo que me gusta.

2015 es el año que me ha enseñado que por más excusas que nos queramos poner y, salvo tragedia, al final, convertimos nuestra actitud en nuestro propio destino; saltando entre piedras afiladas que amenazan nuestra sonrisa, salvándonos de milagro. Cayéndonos a veces. Volviéndonos a levantar. Siempre.

Anuncios

2 thoughts on “LA VIDA DE PIRATA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s