Yo maldigo a los profetas de la fatalidad

TU VIDA LA DECIDES TÚ

RELATOS DE LA GATERA

 

Schadenfreude: vocablo alemán que significa “alegrarse del mal ajeno”
¿Sabes una cosa, Adriana? La cobardía es el refugio de los mediocres y su fuente de energía es, con más frecuencia de lo deseable, el Schadenfreude. Esto es: el sentimiento que les lleva a alegrase del mal ajeno y a regocijarse de los fracasos derivados de una conducta más o menos arriesgada llevada a cabo por personas que, a menudo llevadas por el rumbo de los acontecimientos, deciden hacer de tripas corazón envalentonándose.

últimamente me he ido dando cuenta de que al final son el tesón. el creer en uno mismo y la constancia, pero también las ganas de aprender y la valentía las cualidades que nos hacen superar los momentos de crisis que vamos viviendo.

Sin embargo, es la humildad la condición más importante para superarse a uno mismo y, por ende, las épocas de crisis que se nos presentan en la vida.

Como decía Cilindrix, el germano en Las Doce Pruebas de Astérix, “mientras fuertes son, más pesados caen” y precisamente es la humildad lo que nos mantendrá lo suficientemente ligeros como para no dejarnos los dientes en el primer tropezón.

Los profetas de la fatalidad, en el fondo son víctimas de si mismos. No están donde les gustaría y esto es debido, en parte a que la pesadez de su soberbia no les ha permitido escalar hasta la cumbre que tenían en mente y ahora se conforman con apedrear a todo a que que osa a salir del hoyo o, simplemente, aspira a vivir libremente, sin dar cuentas a nadie y, libres de prejuicios, seguir su camino.

Por favor, Adriana, Alberto, nunca os enfanguéis en el Schadenfreude. Seguid vuestro camino, preservad vuestra libertad como oro en paño, creed en vuestra propia capacidad de aprendizaje, cuidad con quien os juntáis y no escuchéis los ladridos de los profetas de la fatalidad. Os lo digo yo, que después de escuchar una y mil veces por boca de muchos amargados que la existencia es una catástrofe continua, nunca he dejado de pensar que la vida en si misma es una fuente infinita de oportunidades, pese a las adversidades, más o menos graves con las que me he ido cruzando.

Anuncios

2 thoughts on “Yo maldigo a los profetas de la fatalidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s