Asignatura pendiente

RELATOS DE LA GATERA

Asignatura pendiente

Llevo tiempo que voy lento con la bici y me veo gordo ¿Qué le voy a hacer? Me gusta comer mal y beber peor. Lo mío, desde luego, no tiene arreglo.

Si hay una idea que me gustaría inculcaros tanto a ti, Alberto, como a tu hermana es, ciertamente, que una vida plena sólo puede alcanzarse siendo libre.

La culpa es un concepto judeocristiano que, aunque es bastante cómodo a la hora de conseguir que la gente le baile el agua a los poderosos a su conveniencia, alberga un veneno que consiste, precisamente, en que le niega al individuo la mayoría de edad, adscribiéndolo a un código de conducta que le es ajeno y cuyo incumplimiento, absolutamente inexorable (pecado de pensamiento, obra y omisión), le conduce a un estado que se basa en un sentimiento de sumisión por medio de la frustración por no haber cumplido las expectativas relativas a unos objetivos que le son ajenos y, sin embargo, el individuo, siente como incuestionables.

¿Que os parece si os digo que la culpa es una maleta con la que nadie os obliga a cargar?

Muchas veces somos nosotros mismos los encargados de construirnos un techo de cristal bajo el que vivir cómodamente aceptando, eso si, la culpa de conformarnos con lo que tenemos en lugar de intentar volar para conseguir nuestros sueños y, de paso, dándole a esta conformidad el estatus de inevitable. Pareciera que no nos duelen prendas a la hora de culparnos de que cada año que pasa nos sentimos más torpes sobre la bici, más lentos o más pesados en lugar de responsabilizarnos de nuestra propia situación, tomar las riendas y trabajar por mejorarnos a nosotros mismos.

Habéis nacido en una familia laica y liberal y como preceptores de esta forma de entender la vida en sociedad debéis saber que sois absolutamente libres para actuar como os dicte vuestro propio código de conducta y, aunque es verdad que se tiene por válida la convención de que la renuncia a la satisfacción es basamento de la convivencia humana no debéis dejar que exista moral divina ni humana que no sintáis como propia (y esto es muy importante porque hasta la asociación más deleznable de delincuentes sobrevive gracias a su propio código de conducta) a la que debáis rendir cuentas por vuestras acciones.

La cara B de esta libertad es, naturalmente, que sois completamente responsables de vuestras acciones de manera inexcusable.

En consecuencia, toda vez que no tenéis la culpa de vivir en el mundo que os ha tocado, es vuestra responsabilidad trabajar por llegar a la mejor versión de vosotros mismos: que es aquella que más os acerque a la felicidad..

Los hombres nacimos libres e iguales y en consecuencia nos debemos, únicamente, a las leyes que nosotros mismos (al menos en teoría) nos hemos dado. Como ya escribiera Publio Terencio Africano: hombre soy y nada de lo humano me es ajeno. Los pensamientos que alberguéis o aquellas acciones que llevéis a cabo sin contravenir la Ley son asunto vuestro y de nadie más y, en consecuencia, es vuestra responsabilidad vivir de acuerdo a vuestro propio sistema de valores. Por supuesto, no os debéis sentir culpables por no cumplir con las expectativas que otros hayan puesto en vosotros. Allá películas.

Y si me permitís, hijos, os voy a dar un consejo: no dejéis de volver a intentar cumplir todo aquel anhelo que el paso de los años no haya podido borrar de vuestra mente. Esos pensamientos que a veces se interponen entre el sueño y vosotros, todo eso que os debéis a vosotros mismos pero que, bien porque no tuvisteis valor para intentarlo, porque nunca fue el momento para ponerlo en práctica o, simplemente porque no funcionó, son objetivos que exigen una revisión por vuestra parte. No es saludable permitir que las asignaturas pendientes llamen a vuestra puerta sin darle una salida a sus demandas. Al fin y al cabo, sois responsables de vuestra propia felicidad.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s